La digitalización cambia como funciona la moda en las redes sociales

Las redes sociales han producido un nuevo modus operandi para acercarse al sector de la moda y sus compradores.

 

La digitalización no es una moda de una temporada, es un nuevo campo que las empresas de moda tratan de conquistar. A cambiado la forma en la que se distribuye, ha multiplicado las vías de interacción con del cliente con la marca, se trata de toda una revolución. Los influencers son unos de los responsables de este fenómeno, mediante sus publicaciones mucho más visualizadas que la revista más vendida.

 

Las marcas han sido capaces de ampliar su presencia y conquistar nuevas audiencias gracias a la digitalización. Se valora la publicación de contenido propio para alcanzar la atención de los consumidores. La clave ha pasado de hablar del producto a qué se puede hacer con él. A la digitalización le debemos la personalización, los consumidores elegirán qué marcas siguen y consumen según sus gustos y opiniones.

 

El smartphone se ha convertido en una prolongación de nuestra mano. El 39% de los usuarios entre 18 y 29 años admiten estar conectados a una red social constantemente. Donde siguen o tienen contacto con los influencers de su elección.

Por esto mismo las decisiones de compra se materializan durante el uso de estas redes sociales, antes de entrar si quiera al ecommerce.

 

De acuerdo con el informe: El estado de las redes sociales en 2018de Brandwatch. El 80% de las conversaciones en redes sociales sobre la industria de la moda son comentarios positivos, y el 98,8% de ellos están generados por la audiencia, no por las marcas.

A la moda ya no le hace falta salir a la calle. Nueve de cada 10 usuarios de Instagram siguen a un influencer. Las marcas lo saben y sacan partido de ello. Esto nos lleva de nuevo al uso del smartphone, uno de los canales por el cual crecen las ventas online.

 

La moda se lo debe al márketing digitaly al big data

 

Con la llegada de este nuevo tipo de cliente a través de las redes sociales, se han desarrollado nuevas métricas con el objetivo de almacenar de forma cuantitativa y fiable la efectividad de los factores en la industria de la moda.

 

El 33,3% de las marcas del sector moda admite la relación entre las ventas de un producto y la campaña de publicidad correspondiente con un influencer. El conocimiento de la repercusión de la actividad de dichos factores ha propiciado que las marcas adopten estas figuras para recibir datos e implementar nuevas estrategias de negocio.

 

Gracias al uso de big data y la inversión en innovación, los gigantes tecnológicos se preparan para monetizar esta tendencia a corto plazo. La digitalización es un paso del que no hay retorno, un abanico de posibilidades para llegar a tu consumidor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *